aaaa

El Hospital Casa de Salud es el primer centro en disponer de una cámara hiperbárica en Valencia

El Hospital Casa de Salud se ha convertido en el primer hospital en Valencia en disponer de una cámara hiperbárica para suministrar oxígeno a los pacientes a una presión atmosférica superior a la normal para contribuir a mejorar su calidad de vida y acelerar los procesos de recuperación. La Fibromialgia, el pie diabético, migrañas o cefaleas, así como los acúfenos, heridas, úlceras o una simple recuperación tras un maratón con un gran esfuerzo físico, son sólo algunas de las aplicaciones que se pueden conseguir con la cámara hiperbárica que desde este mes dispone ya el Hospital Casa de Salud.

 

El pasado 25 de octubre diversas especialista explicaron en el Salón de Actos del hospital los diversos usos y aplicaciones destinadas a pacientes con fibromialgia, fatiga crónica y dolores arriculares. La cámara Hiperbárica es un recinto en el que se somete al paciente a una presión moderada no invasiva de 1.4 Atmósferas, y a través de una mascarilla, respira oxígeno al 94 %. Esto provoca que el oxígeno que es un gas, sature la hemoglobina y por plasma sanguíneo llegue a todas las células del cuerpo, provocando de esta manera una fuerte hiperoxia la cual tiene numerosos efectos fisiológicos muy positivos.

 

 

Algunos de los principales beneficios de la medicina hiperbárica para el organismo son:

 

  • Vasoconstricción: Disminuye el edema logrando acción antiinflamatoria.
  • Neovascularización Angiogénesis: Genera vasos sanguíneos acelerando la cicatrización, reparación y recuperación de tejidos.
  • Estimulación fibroblástica: Incrementa la síntesis de colágeno para la cicatrización y reparación de heridas y tejidos.
  • Disminuye el estrés oxidativo: La hipoxia genera radicales libres y mediante la hiperoxia se regula la formación de los mismos.
  • Estimulación de células madre: Participan en la formación de nuevos vasos sanguíneos y tejidos.
  • Incrementa la actividad inmunológica celular: Estimula la acción bactericida de las células blancas de la sangre. 

 

Al mismo tiempo, el oxígeno hiperbárico también tiene su función antioxidante y reductora del estrés oxidativo que permite reducir síntomas de dolor, sobre todo del dolor crónico. 

 

 

Y con estos efectos fisiológicos se consiguen mejoras en enfermedades como el pie diabético, la fibromialgia, las migrañas, acúfenos, heridas y úlceras, tratamientos post quirúrgicos, artritis, Párkinson, esclerosis múltiple, mal de Alzheimer, parálisis cerebral, autismo, etc.  

 

Las únicas contraindicaciones absolutas para los que no está aconsejado su tratamiento es en lo casos de haber padecido neumotórax o haber tenido una perforación timpánica con lo que no es recomendable someterse a estas presiones.