“Almohadas del corazón” para paliar el dolor de las pacientes operadas de cáncer de mama

  • El hospital La Salud participa en un proyecto solidario en el que personas voluntarias cosen almohadas en forma de corazón para las pacientes operadas de un cáncer de mama
  • Por la forma que tienen, ayudan a paliar el dolor provocado por la cirugía

La Almohada del Corazón es un proyecto solidario que nació en 2001 de la mano de Janet Kramer-Mai, enfermera en el servicio de oncología del Hospital Erlanger Medical Center de Chattanooga en Tennessee (USA).

Cuando fue intervenida quirúrgicamente, tres de sus tías le cosieron una almohada con forma de corazón que se ajustaba debajo del brazo. Esta forma consiguió que reducir el dolor de la herida de la cirugía y además la protegía de contactos o golpes accidentales y disminuía la tensión de los músculos del hombro.

Al recuperarse, esta enfermera consiguió agrupar a personas voluntarias para coser almohadas como la suya y regalárselas a mujeres operadas de cáncer de mama como ella en Estados Unidos. El proyecto tuvo tanto éxito que se fue extendiendo gradualmente a otros hospitales de Europa.

Aquí, en España, María José Loly de Cooman, más conocida como «Micky», encontró la almohada en internet y después de pedir las autorizaciones debidas empezó a introducirlo en Mallorca y ahora por todo el territorio español.

En Valencia, el hospital La Salud las entrega a sus pacientes en el momento del ingreso.

La almohada tiene forma de corazón con una V más pronunciada de lo habitual para que encaje perfectamente debajo del brazo y no se mueva.

Los beneficios de esta almohada son muchos:

  • Impide que el brazo roce la herida
  • Impide que el brazo se hinche a causa de las glándulas linfáticas
  • Sostiene el brazo y los músculos del hombro
  • Permite dormir de noche incluso sobre el lado operado
  • Permite que la paciente esté sentada viendo la TV o leyendo
  • Si tiene tos, le sirve para agarrarla y disminuir el dolor
  • Protege de empujones o golpes en la zona afectada

Y todo esto sin olvidar que, a nivel emocional, regalar esta almohada ayuda a reforzar la autoestima de las pacientes y a hacerles saber que no están solas.