El Hospital Casa de Salud promueve el bienestar emocional de los bebés y sus madres después del parto

Apego bebé
  • Ha firmado un convenio con el Instituto Psicológico de Infancia y Familia (IPINFA) para que las familias puedan contar en condiciones ventajosas con el Programa de Apoyo Psicológico Paterno/Materno Infantil (PAPMI®) que les ayuda en la crianza y potencia el desarrollo emocional de sus bebés.
  • El programa se ha diseñado para ayudar a los padres a promocionar un apego seguro en sus bebés durante las primeras etapas de desarrollo.

El Hospital Casa de Salud de Valencia, promueve a través del Instituto Psicológico de Infancia y Familia (IPINFA) que todas las mujeres que hayan dado a luz en el centro puedan acceder en condiciones ventajosas al PAPMI®.  En el servicio PAPMI® dispone de psicólogas especializadas en crianza y desarrollo emocional que acompañan mediante visitas trimestrales personalizadas a los bebés y sus familias desde el nacimiento hasta los 2 años de vida.

“Siempre hablamos del desarrollo físico de los bebés, de cuánto pesan, de lo que han crecido… pero no está normalizado el seguimiento de su desarrollo emocional. Existe una conexión importante entre cómo nos relacionamos con nuestros bebés y el desarrollo de su cerebro emocional. Los cimientos de la capacidad de relación de los niños se desarrollan en las primeras relaciones con la madre y/o el padre. Estas experiencias modelan la arquitectura del cerebro del bebé”, explica la Dra. Ángeles Cerezo, Catedrática de Psicología de la Universidad de Valencia y Directora Científica de IPINFA.

Seguridad emocional de los bebés: su apego

Existe una relación directa entre cómo nos relacionamos con nuestros bebés y el desarrollo de su cerebro emocional, por lo que los cimientos de la capacidad de relación de los niños se desarrollan en las primeras relaciones con la madre o el padre. Esa es la base sobre la que se diseñó el PAPMI® para proporcionar a los responsables de la crianza el asesoramiento personalizado sobre la relación más óptima con su bebé a lo largo de sus primeros dos años, mediante el seguimiento del desarrollo del bebé, porque esto lo habilitará para un desarrollo emocional saludable.

Un desarrollo emocional adecuado es la base de una vida emocional saludable que se refleja en la capacidad de establecer y mantener relaciones con familia, compañeros, amigos…”, explica la Dra. Cerezo.

Además, el programa apoya a las mamás y papás en la crianza para que la puedan vivir como una experiencia única. Es evidente, asegura la Dra. Cerezo, que “la crianza, el sueño, el llanto, la alimentación… conlleva dificultades que con un buen asesoramiento se convierten en oportunidades de aprender y disfrutar la rápida evolución de sus bebés, evitando conflictos innecesarios”.

Reducir la ansiedad ante la crianza

Las madres y padres PAPMI® mejoran su conocimiento sobre la evolución de su bebé, adecuan sus expectativas en base a este conocimiento. Además, mejoran su habilidad de comunicarse y entender a su bebé por lo que reducen su ansiedad ante los problemas de crianza y se sienten más seguros en su p/maternidad. Se sienten acompañados por profesionales en su desarrollo personal y cuidan mejor de sí mismos para atender mejor a su hijo o hija. 

Las mujeres que tienen su bebé en la Casa de Salud saben que cuando vuelven a casa cuentan con la posibilidad de formar parte de la Comunidad PAPMI® concertando su cita en IPINFA hacia los dos meses, en la que se valora la nueva situación familiar y se habla de todas las herramientas disponibles para afrontar la nueva vida con la mayor tranquilidad. A partir de ahí, las visitas son trimestrales hasta los dos años.

En cada una de las visitas, el equipo lleva el seguimiento del bienestar y desarrollo emocional del bebé, los papás reciben pautas personalizadas porque cada bebé es diferente y además se asesora a los papás sobre todas las cuestiones de la crianza, desde el sueño, las comidas, el llanto… Además, apunta la Dra. Cerezo, “ponemos un especial cuidad en atender el bienestar de la madre y la familia ya que el bebé nunca podrá estar bien si quien lo cuida no lo está”.