Pinchazos y hormigueos en medio cuerpo pueden indicar un Ictus

Ictus
  • Las llamadas parestesias en medio cuerpo, incluida media cara y tronco, debe hacernos sospechar de un ictus
  • La causa más frecuente de estos síntomas si son crónicos es la diabetes.
  • Si aparecen en una parte de una pierna o de un brazo suele ser debido a una lesión en la columna

 

La sensación de entumecimiento, pequeños pinchazos, hormigueos o que se duerma una extremidad se conoce como parestesia. Sentir uno de estos síntomas de forma brusca en medio cuerpo, incluida media cara y tronco, nos debe hacer sospechar un ictus y es importante que acudamos cuanto antes a Urgencias. Así lo advierte el neurólogo del hospital La Salud José Miguel Santonja, que matiza que “la excepción a esta advertencia es para personas que sufren migrañas y que hayan experimentado los mismos síntomas unos 20 minutos seguidos del dolor de cabeza. En estos casos, -asegura- se puede tratar de una migraña con aura”.

La causa más frecuente de parestesias crónicas es la diabetes. En este caso las parestesias suelen aparecer fundamentalmente en los dedos y la planta de los pies. La única forma de evitarlo es un adecuado control del azúcar.

Las parestesias debidas a enfermedades, son ocasionadas por una alteración de la parte sensitiva del sistema nervioso que comienza en los nervios que tenemos en las extremidades y están encargados de llevar la sensación de tacto, dolor, posición o temperatura hasta la médula espinal que se encuentra en la columna vertebral y posteriormente al cerebro.

“Cuando tenemos parestesias crónicas en una parte de una pierna o de un brazo suele ser debido a una lesión en la columna, la más frecuente la hernia discal, o por ejemplo en la muñeca en lo que llamamos síndrome del túnel carpiano”, explica el Dr. Santonja.

Si las parestesias crónicas aparecen en medio cuerpo tendremos que averiguar si existe alguna lesión a nivel cerebral.

 

Postural

La causa más frecuente es la postural, asegura el Dr. “Por ejemplo, si nos dormimos con el cuerpo sobre el brazo, comprimimos una arteria, dificultando que pase la sangre y la falta de sangre hace que el nervio afectado produzca los síntomas que llamamos parestesias, que desaparecen cuando cambiamos la postura, pero en este caso no se trata de una enfermedad”.

No hay un predominio claro de una extremidad. “Cuando son de origen postural- explica el Dr. Santonja- son frecuentes tanto en extremidades superiores como en inferiores, depende de la postura, cuando son debido a enfermedades, es más frecuente que ocurra en las partes distales (manos y pies) o en un hemicuerpo (extremidades izquierdas o derechas)”.

El Dr. José Miguel Santonja advierte de que “si el paciente nota sensación de parestesias y no la relaciona con una postura o compresión de una extremidad debe fijarse en cuánto duran los síntomas y a qué parte de las extremidades o del resto del cuerpo afectan para, cuando acuda al médico, pueda ayudarle a averiguar dónde está el problema y cuál es la causa que provoca las parestesias”,