¿Cuándo debo acudir a Urgencias con mi hijo/a?

Dolor de cabeza

Cuando nuestros hijos/as son pequeños/as estamos muy pendientes de los síntomas que muestran para tomar decisiones rápidas sobre su estado de salud y acudir a Urgencias Pediátricas si fuera necesario.

La Sociedad Española de Urgencias Pediátricas ha elaborado un listado de recomendaciones para disponer de información concreta sobre los síntomas más importantes a la hora de acudir a urgencias con tu hijo o hija.

Ante cualquier duda o preocupación por su estado de salud es recomendable no demorar la visita al hospital, puedes revisar a continuación las recomendaciones.

Debes acudir a Urgencias inmediatamente si tu hijo/a:
  • No responde a estímulos.
  • Tiene mala coloración (palidez, piel moteada, coloración azul o grisácea).
  • Presenta de forma súbita manchas en la piel, hinchazón de labios o párpados (sospecha de alergia), tiene dificultad para respirar, vómitos o mareo.
  • Presenta irritabilidad o somnolencia excesivas.
  • Realiza movimientos anormales (convulsión).
  • Tiene dificultad para respirar grave: se le marcan las costillas, respira muy rápido o realiza pausas en la respiración y está adormilado.
  • Tiene dificultad para respirar o vómitos/salivación constante o se ha atragantado.
  • Tiene una herida profunda con sangrado abundante que no cede tras aplicar presión durante 10 minutos.
  • Tiene una fractura abierta en la que se ve el hueso.
  • Se ha dado un golpe en la cabeza con pérdida de conocimiento.
Debes acudir a Urgencias en cuanto puedas si tu hijo/a:
  • Presenta manchas rojas en la piel que no desaparecen al presionar.
  • Presenta la aparición súbita de manchas en piel o hinchazón de labios o párpados sin otros síntomas.
  • Tiene mareos y pérdida de fuerza.
  • Expresa pensamientos suicidas.
  • Tiene menos de 1 mes y rechaza tomas de lactancia.
  • Presenta vómitos persistentes o diarrea abundante y frecuente durante más de 24 horas, así como ojos hundidos y orina poco.
  • Vomita repetidamente y tiene dolor de cabeza fuerte.
  • Ha ingerido un objeto, sobre todo pilas o imanes.
  • Tiene dolor de barriga fuerte, continuo, que empeora.
  • Es un bebé de menos de 3 meses con fiebre de más de 38 grados.
  • Tiene fiebre de más de 40.5ºC.
  • Tiene dificultad para respirar: se marcan las costillas, respira rápido y emite un “pitido” al respirar
  • Ha sufrido un traumatismo con deformidad aparente.
  • Tiene una herida profunda que precisa sutura.
  • Ha ingerido productos tóxicos o sobredosificación de medicamentos.
Ante cualquier duda o inquietud sobre el estado de salud de tu hijo/a puedes acudir a nuestro servicio de Urgencias si aparecen estos síntomas:
  • Tiene manchas en piel que desaparecen al presionar.
  • Es un bebé entre 3 y 24 meses con temperatura superior a 39 grados sin datos de alarma (algunos supuestos citados en los otros dos apartados).
  • Tiene fiebre de más de 38 grados durante más de 5 días.
  • Tiene tos o mocos sin dificultad para respirar.
  • Tiene vómitos y/o diarrea sin datos de alarma (algunos supuestos citados en los otros dos apartados).
  • Tiene dolor de barriga no muy intenso que viene y va.
  • Tiene dolor de oído durante más de dos días, ojo rojo o picor ocular.