El diagnóstico precoz mejora el pronóstico del cáncer de mama al detectar tumores menores de 2 cm

Cáncer de mama
  • Mejora la supervivencia y rebaja considerablemente el riesgo de metástasis
  • La Salud cuenta con un mamógrafo con tomosíntesis que emplea una dosis menor de radiación para que la exposición sea segura
  • La Unidad de Patología mamaria aborda la patología desde el diagnóstico precoz hasta la reconstrucción inmediata

 

El cáncer de mama es, por lo general, una patología silenciosa. No provoca dolor ni síntomas hasta que es tarde. Por ello, es fundamental el diagnóstico precoz ya que es, según la Dra. Lola Morales, Responsable de la Unidad de Patología Mamaria de La Salud, “el arma más eficaz que tenemos hoy para tratar el cáncer de mama”. 

En este sentido, es recomendable que las revisiones a partir de los 40 años, e incluso antes si es necesario, sean anuales ya que si bien hace unos años “el primer pico de incidencia del cáncer de mama era los 45 años, hoy en día afecta cada vez más a gente de menor edad, quizás como consecuencia también de la generalización de las mamografías”, asegura la Dra.

“Gracias a las revisiones anuales -explica- podemos detectar los tumores en estadios muy iniciales, con tamaños pequeños, y esto redunda en un mejor pronóstico y una mayor supervivencia para las mujeres y en una menor probabilidad de que el tumor se haya expandido; es decir, de que haya metástasis tanto ganglionares como a distancia”.

De hecho, la supervivencia media relativa del cáncer de mama hoy en España tras cinco años, según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) es del 89.2%.

En 2018 fallecieron 6.534 mujeres por cáncer de mama en nuestro país. La edad de máxima incidencia está por encima de los 50 años, pero aproximadamente un 10% se diagnostica en mujeres menores de 40 años.

 

Mamógrafo con Tomosíntesis: mayor precisión con menor riesgo

Para poder realizar una revisión anual con la mayor precisión, el hospital cuenta con un mamógrafo con tomosíntesis, una tecnología diagnóstica que va un paso más allá en la prevención del cáncer de mama. Hasta ahora, con la mamografía digital se conseguía una imagen de la mama en alta resolución en dos dimensiones, mientras que la tomosíntesis de mama convierte las imágenes digitales de las mamas en varias capas muy finas o “láminas” y genera una “mamografía tridimensional”. Además, tiene el beneficio añadido de que se emplea una dosis menor de radiación para que la exposición sea segura conforme a las pautas del American College of Radiology (ACR).

 
Tratamientos

En tumores avanzados, bien sea por tamaño, por grado histológico o por afección axilar, se hace necesaria la quimioterapia antes de la intervención quirúrgica para reducir el tamaño del tumor y su agresividad.

Si el tamaño del tumor lo permite, se puede realizar una cirugía mínimamente invasiva e incluso una cirugía de remodelación de la mama con biopsia del ganglio centinela que es el primer ganglio linfático que encuentran las células tumorales al intentar diseminarse por el cuerpo y el que se utiliza con mayor frecuencia para evaluar el estadÍo de la enfermedad y si hay metástasis o no.

“En ciertos casos- explica la Dra.- se hace necesaria la mastectomía. Es una cirugía traumática para la mujer, aunque a día de hoy y en la gran mayoría de los casos se puede optar por una reconstrucción inmediata de la mama para que la paciente no se vea en con el seno extirpado”.

“Es importante- añade- informar bien a la paciente y darle  esperanza de vida, porque la tiene. Debemos transmitir confianza y optimismo. El sistema inmunológico tiene que estar fuerte para que la quimioterapia haga bien su efecto y no ataque al resto de células”.

 
Hábitos de vida

Aparte de las revisiones anuales para obtener un diagnóstico precoz de la enfermedad, hay hábitos de vida que, según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) pueden ayudar a disminuir el riesgo de padecer un cáncer de mama. “Realizar ejercicio físico de forma regular (al menos 4 horas a la semana), evitar el sobrepeso y la obesidad tras la menopausia y evitar el consumo regular de alcohol”

Según la Dra. Morales, hay que evitar, además, en la medida de lo posible, los alimentos producidos de forma intensiva e industrial y “apostar por el consumo de alimentos de cultivo y producción ecológica ya que “los estrógenos que contienen las carnes que consumimos, los pesticidas, los antibióticos y los corticoides que la industria añade, sobre todo a la carne blanca (cerdo y pollo), son factores de riesgo para padecer un cáncer de mama”.

Por otro lado, según la AECC, “se ha podido demostrar mediante estudios epidemiológicos, que el uso de tratamientos hormonales sustitutivos durante la menopausia se asocia a un incremento del riesgo de padecer cáncer de mama. El descenso de número de mujeres que reciben este tipo de tratamientos sustitutivos ha coincidido con un descenso proporcional en el número de casos nuevos de cáncer de mama. Por tanto, desde esta asociación recomiendan evitar el tratamiento hormonal sustitutivo tras la menopausia.

 

Unidad de Patología Mamaria multidisciplinar

La Salud dispone de una unidad compuesta por profesionales especialistas en patología mamaria, tanto en el ámbito del diagnóstico por la imagen, como en Cirugía, Medicina Nuclear y Oncología para el abordaje completo y multidisciplinar de la enfermedad. Aborda desde el diagnóstico precoz del cáncer de mama hasta la reconstrucción, pasando por las técnicas más pioneras tanto en el diagnóstico como en la terapéutica.