Cómo hablar con los niños sobre el Coronavirus

post coronavirus
  • Es necesario informarles de lo que está ocurriendo ya que la contrariedad y ambigüedad les despertará incertidumbre y ansiedad
  • La manera en que sus adultos afronten el tema a tratar lo que determinará su menor impacto en ellos
  • Hay que trasladarles confianza y seguridad

 

El Coronavirus es el centro de toda la actualidad informativa y está afectando de forma directa a nuestras vidas. Sin ir más lejos, a partir de la semana que viene los niños no tendrán cole y los padres deberán afrontar la situación y explicarles por qué. El Dr. Tony Crespo, psicólogo del servicio de Psiquiatría del hospital La Salud advierte de que “existe una delgada línea entre asustarlos innecesariamente y armarlos con los detalles no solo de la enfermedad, sino también de cómo puede afectar tanto a los adultos, como a ellos mismos”.

“Debemos ser conscientes- afirma el Dr. Crespo- de que los niños no disponen de una autorregulación emocional desarrollada plenamente, y por tanto será la manera en que sus adultos afronten el tema a tratar lo que determinará su mayor o menor impacto en ellos. Como padres- añade- debemos tener anticipadamente las respuestas listas para las preguntas más obvias. Responder con confianza y sin dudarlo, asegurará de que el niño sepa de qué se está hablando. Por el contrario, si el adulto parece confundido y ansioso, responderá de una forma contradictoria a los ojos del hijo”.

“Nadie como los propios padres- afirma el Dr.- para conocer mejor a sus hijos. Este conocimiento debe ser el punto de apoyo básico en la planificación de la conversación. Como adultos tenemos la capacidad de comprender un acontecimiento y situarnos en la perspectiva de nuestros hijos a la hora de recibir determinada información. Si bien es cierto que debemos intentar protegerles, también es necesario informarles de una manera adecuada de lo que acontece a su alrededor ya que la contrariedad y ambigüedad despertará incertidumbre y ansiedad en los niños manifestada en forma de irritabilidad o conductas negativistas-desafiantes entre otras”.

Nunca debemos perder de vista que la autonomía emocional se adquiere de forma progresiva durante toda la etapa escolar y debemos tener caro que para nuestros hijos e hijas somos sus figuras de referencia, protección y seguridad.

 

 

Consejos para afrontar la conversación con los más pequeños 

 

  • Tómese el tiempo necesario y procure que no haya interrupciones durante la conversación. Los niños reaccionan de diferentes maneras y usted necesitará el tiempo suficiente para lidiar con las emociones que puedan surgir. Mientras estén jugando o realizando actividades de ocio, e incluso durante la cena y de una manera natural puede ser un buen momento ya que a menudo están más tranquilos y relajados.
  • Mantenga la calma. Nuestros hijos a menudo perciben nuestra energía. Si es posible, deberán esperar hasta que hayan tenido tiempo de procesar las noticias para que pueda mantener la calma.
  • No les mienta ni les oculte información. Comuníqueles la información sobre el Coronavirus de forma adaptada a la edad y nivel madurativo, sin mentirles ni ocultarles información. Con los más pequeños podemos servirnos de diferentes cuentos infantiles que simbolicen determinadas enfermedades a través de “bichitos”, mientras que con los niños más mayores, ya podremos utilizar palabras más concretas que incluso les permitan tomar conciencia.
  • Hableles en términos que puedan entender. Trate de no interponer demasiada terminología médica. También puede usar este tiempo para presentar y explicar algunos términos que pueden estar escuchando en relación con la enfermedad.
  • Transmítales tranquilidad y apoyo. Que sean conscientes de que como niños tienen el poder en sus manos sobre esta enfermedad y que pueden ayudar a evitar su contagio a través de hábitos de higiene, rutinas, etc.
  • Permítales hacer tantas preguntas como deseen y, respondan con respuestas apropiadas a su edad, manteniéndose enfocado en la pregunta específica en cuestión. Incluir más detalles de los necesarios puede ser abrumador para los niños.
  • Hágales preguntas, esperando reacciones suyas para aclarar cuanto se les pueda quedar en duda: ¿Cómo crees que esto cambiará las cosas aquí en casa? ¿En la escuela?, etc.
  • Pídales sus sugerencias sobre cómo facilitar las cosas para que sientan que son parte de la conversación y el proceso. La inclusión es importante y ayuda a mantener el diálogo fluido.
  • No esconda sus sentimientos. Si bien no desea asustar a sus hijos, sí quiere que sepan que hay momentos en los que puede sentirse abrumados, y esta será una buena fórmula.
  • En caso de hospitalizaciones de alguna familiar y de ser posible, es necesario que a los niños puedan disponer de un medio u opciones con los que mantengan el contacto con los suyos: – llamadas, whatsapp, dibujos, una carta e incluso ofrecernos como mensajeros -.
  • Si la persona afectada permanece en casa, debemos favorecer que los niños sigan en la medida de lo posible con sus quehaceres y rutinas diarios, con el fin de que no experimenten ansiedad con lo acontecido en el hogar.
  • Favorezca un clima comunicativo continuo y abierto, ya que las noticias y actuaciones podrán variar de un día a otro. Una conversación fluida en cuanto a expresión emocional y alivio, así como atención a las posibles dudas o cuestiones que vayan surgiendo.
 

El DR. Crespo advierte de que “Los padres tendrán muchas oportunidades de hablar con sus hijos sobre esta enfermedad, pero contarles la noticia es difícil. Dependiendo de cómo se maneje, permitirá que sus hijos lo comprendan sin estar demasiado asustados. Puede haber lágrimas, berrinches, abrazos y besos. Lo más probable es que haya una combinación de todas estas reacciones. Sin embargo- aconseja- si se mantiene la calma y se los rodea de amor, todo saldrá bien